Site: Blog personal |

 



¿Cuestión de tradición o tradiciones? ¿o simplemente la inocencia ?

La vida siempre esta llena de pequeñas grandes historias que sin aparentemente un significado especial en un primer momento, después, con el paso del tiempo, cobran un especial sentido.

Recientemente he disfrutado de un breve parantesis en el cual he podido recorrer caminos, senderos y en definitiva bellos paisajes con motivo del Camino de Santiago (ya realizaré proximamente un nuevo post hablando de este acontecimiento).

Pero a esta entrada pienso darle protagonismo a una historia sucedida durante el camino. Creo recordar que fue la segunda etapa del cámino, de unos 22 kms aproximadamente. Entre un mar de montañas, senderos, bellos parajes y conocer gente, reposamos nuestros pies en el pueblo de Villava, un pueblo que seguramente para los amantes del ciclismo resultará más que conocido. Se trata del pueblo donde nació una estrella no solo del ciclismo, sino del deporte mundial: Miguel Indurain.

Recorremos la calle principal del pueblo, transitada por numerosa gente del pueblo, echando su vino, como mandan las costumbres y tradiciones, en los diferentes bares que consta el pueblo. El Camino de Santiago puede suponer para muchos una busqueda de la espiritualidad, religiosidad, ... para para los feligreses de la fe perdida, como así se ha bautizó el grupo, suposo también una busqueda de bares para adquirir esa dosis diaria de alcohol, dicho en bastas palabras: buscamos como desesperados un bareto para echar unas birras.

Total, y centradome en el eje principal de la historia, ocurre lo siguiente: yo, un feligres más con su palo adquirido de la sabia naturaleza, siendo éste un palo bastante deficiente, de dudosa calidad, pero que cumplia con creces su función de 3era pierna, me veo interrumpido por la figura de un chingurri (hormiga en vasco), un chavalin de la zona, llamado Nacho, y sin practicamente darme tiempo a saludarle, se dirige hacia mi y me formula la siguiente pregunta: "¿quieres cambiarme el palo?" Mi reacción fue de asombro, ya que al descubrir el trueque que se estaba produciendo, realmente dudaba que el chaval saliera ganando. Un palo de calidad más que deficiente, con ciertas irregularidades, sin inscripciones, que simplemente ejercia con su función de apoyo, iba a ser cambiado por otro de madera de haya, fuerte y robusto, con inscripciones y muecas, dándole un atractivo más que sugerente. Realmente y en el momento inicial, era bastante incrédulo ante el cambio, y de ninguna de las maneras queria aprovecharme de la buena voluntad o inocencia del chaval. Ante tal acontecimiento mis pegrunta fue muy clara: "¿seguro que quieres cambiarme el palo?, ¿estas seguro?". Y la respuesta por parte de Nacho tajante y convincente: "si, si, seguro". Ante tal respuesta, no tuve otra opción de hacer el trueque, ante el asombro mio y del resto de la expedición.

¿Qué motivos le hicieron cambiar su palo por el mio ? aún es hoy cuando todavía intento descifrar esta pregunta, incluso he consultado el siempre tan utilizado recurso que es Google para encontrar alguna posible costumbre, tradición, ... pero sin éxito.

Supongo que como trueque no se puede concluir esta historia, sino más bien hay que pensar en el valor humano, de las viejas costumbres, o simplemente en la inocencia de la canalla, que en el caso de Nacho, simplemente queria un palo con cierto valor por el camino recorrido.

Siempre tendré esta duda entorno a esta pequeña historia, pero realmente valoro esta acción como tal, una pequeña gran historia que hace que guarde con especial cariño un palo que una vez hizo parte del Camino de Santiago.

Para que veas las pruebas gráficas, os adjunto 2 fotos donde se muestran claramente las diferencias de cada uno de los palos.

Un saludo a todos !!

(foto con palo original)

(foto con palo final)

Etiquetas:

posted by Pablo @ 10:24,

3 Comments:

At 6 de mayo de 2008, 23:53, Blogger Gardagami said...

See Please Here

 
At 7 de mayo de 2008, 11:14, Blogger MaNU said...

como ya te dije....me parece una escena digna de mención!! Casi de pelicula de historias fantásticas...

Un aplauso pal niño Nacho!!! Tambien me sorprende que se llamase así, mítico nombre DARPiano!! jejeje

 
At 7 de mayo de 2008, 16:58, Blogger Naldos said...

Menuda historia tío... Ese nacho quizá quería fabricarse un boomerang, porque vaya palo tenías... jejeje

Bonita historia, gran post.

 

Publicar un comentario

<< Home